Inicio mujeres La distintas épocas de las mujeres al volante

La distintas épocas de las mujeres al volante

32
0

Mujeres cuya afirmación trasciende el mero valor deportivo de sus logros, que se han convertido en un ejemplo de superación de prejuicios y barreras.

Varias mujeres de diferentes épocas y diferentes países compartieron un espíritu pionero y una pasión por las carreras, pioneras en territorios inexplorados en lo que es un deporte desafiante.

Reconstruimos la historia de su contribución al éxito de la marca Alfa Romeo, con un resumen rápido que, al estilo típico de las redes sociales, comienza en la actualidad y se remonta a principios del siglo XX.

Tatiana Calderón

Nacida en 1993 en Bogotá, Colombia, Calderón dio sus primeros pasos en el automovilismo en 2005, ganando un Campeonato Nacional en la categoría Easy Kart Pre-Junior.

Solo tres años después, se convertiría en la primera mujer en ganar la clase JICA de la División Este del Campeonato Stars of Karting de los Estados Unidos.

En 2017, Calderón se convirtió en piloto de desarrollo del equipo Sauber de Fórmula 1. Un año después, Sauber elevó el estatus de Calderón de piloto de desarrollo de F1 a piloto de pruebas de F1 para Alfa Romeo Racing.

Tamara Vidali

En 1992 Vidali ganó el Campeonato de Italia de Turismo (Grupo N) al volante de un Alfa Romeo 33 1.7 Quadrifoglio Verde, preparado por el departamento de Competición que había sido creado poco antes por la marca.

Inolvidable es la decoración completamente amarilla del del Alfa Romeo 155 que condujo en el Campeonato Italiano de Superturismo (CIS) en 1994.

Maria Grazia Lombardi y Anna Cambiaghi

Después de Maria Teresa de Filippis en los años cincuenta, la segunda mujer italiana que participó en una carrera de Fórmula 1, en hasta 13 grandes premios, fue Maria Grazia Lombardi, conocida como «Lella».

Entre 1982 y 1984, participó en el Campeonato de Europa de Turismo con el Alfa Romeo GTV6 2.5 junto con Anna Cambiaghi, Giancarlo Naddeo, Giorgio Francia y Rinaldo Drovandi, y contribuyó a llevarse a casa múltiples títulos.

Se mantiene como la única mujer piloto de carreras italiana en puntuar en una carrera de Fórmula 1.

Christine Beckers y Liane Engeman

Los sesenta fueron los años del Alfa Romeo Giulia Sprint GTA. Sus resultados, victorias e importancia en la historia de Alfa Romeo son bien conocidos, pero lo son menos los resultados del Alfa Romeo GTA-SA (sobrealimentado).

Se prepararon diez unidades para el Grupo 5, estaba equipado con dos compresores centrífugos accionados hidráulicamente que aumentaron la potencia a 220 CV con una velocidad máxima de 240 km/h (149 mph).

Alcanzó las máximas prestaciones, pero como explicó el histórico piloto de pruebas de Autodelta Teodoro Zeccoli, el GTA-SA tenía «un impulso impredecible de potencia que se activaba repentinamente sin previo aviso, haciendo del SA un vehículo imprevisible, difícil de controlar en curva o al maniobrar».

Una persona que supo controlar este vehículo de mal genio mejor que nadie fue la joven piloto belga Christine Beckers, que ganó en Houyet en 1968 y logró excelentes resultados también el año siguiente en Condroz, en el «Tre Ponti», en Herbeumont y en Zandvoort.

Sin embargo, Beckers no fue la única piloto que se distinguió en el GTA. Con el Alfa Romeo 1300 Junior del equipo de Toine Hezemans, la veloz piloto holandesa Liane Engeman, que luego fue elegida por Alfa Romeo como modelo, conquistó un papel relevante.

Susanna «Susy» Raganelli

Posiblemente la única mujer que ganó un Campeonato del Mundo sobre cuatro ruedas fue Susanna «Susy» Raganelli, de origen romano, quien en 1966 se alzó con el Campeonato del Mundo de Kart de 100 cc, derrotando a Leif Engstrom y al gran Ronnie Peterson.

Raganelli vinculó para siempre su nombre con Alfa Romeo cuando terminó su carrera al volante de un Alfa Romeo GTA, pero también fue la primera compradora de Italia de una de las 12 unidades producidas del legendario Alfa Romeo 33 Stradale de 1967.

Ada Pace («Sayonara»)

En los años cincuenta, otra piloto alcanzó resultados sobresalientes al volante de varios Alfa Romeo: Ada Pace, nacida en Turín. A lo largo de su carrera de una década, Pace ganó hasta once competiciones nacionales de velocidad, seis en la categoría Turismo y cinco en la categoría Sport.

Casi siempre se inscribía en las carreras con su seudónimo «Sayonara», basado en la texto burlón que solía usar en su matrícula trasera, y alcanzó sus principales éxitos con el Alfa Romeo Giulietta Sprint Veloce y el Alfa Romeo Giulietta SZ, con el que incluso ganó la carrera Trieste-Opicina en 1958.

Odette Siko

En los años treinta, Alfa Romeo se afirmó entre los principales protagonistas del automovilismo, gracias a vehículos extraordinarios, pero también a pilotos que pasaron a formar parte de la leyenda: estos son los años de Nuvolari, Varzi, Caracciola y Sommer.

Este último ganó la carrera de las 24 Horas de Le Mans en 1932 al volante de un Alfa Romeo 8C 2300, pero el Alfa Romeo 6C 1750 SS de la fascinante Odette Siko terminó cuarto en la general y ganó la categoría de 2.0 litros.

Esta joven parisina se convirtió rápidamente en una de las estrellas de las carreras, mostrando su elegancia tanto en el paddock como en sus resultados en competición, a menudo en compañía de otra piloto francesa, cuyo destino también se cruzó en el camino de Alfa Romeo en varias ocasiones: Hellè Nice.

Hellè Nice

La modelo, acróbata y bailarina Mariette Hèlène Delangle, adoptó el nombre artístico de Hellè-Nice. Conocida por su personalidad extrovertida, Nice era muy buena amiga de los Rothschild y los Bugatti. Corrió en Europa y América, y se convirtió en una de las primeras pilotos en exhibir las marcas de sus patrocinadores en la carrocería de un coche de carreras.

Participó en el Gran Premio de Italia de 1933 en Monza con su propio 8C 2300 Monza, la trágica carrera en la que Campari, Borzacchini y Czaikowski perdieron la vida.

En 1936 ganó la Copa Ladies en Montecarlo y participó en el Gran Premio de Sao Paulo en Brasil, donde tuvo un terrible accidente del que milagrosamente se recuperó después de tres días en coma.

Anna Maria Peduzzi

Los años de la Escudería Ferrari escribieron un capítulo fundamental en la historia de Alfa Romeo. Entre los pilotos del «Cavallino Rampante» se encontraba Anna Maria Peduzzi, nacida en Como, esposa del piloto Franco Comotti, apodado el «marroquí».

Después de su debut a bordo de su propio Alfa Romeo 6C 1500 Super Sport, que le había comprado al propio Ferrari, Peduzzi casi siempre corría sola y ocasionalmente con su marido. En 1934 ganó la Clase 1500 en la Mille Miglia y, en la posguerra, corrió con el Alfa Romeo 1900 Sprint y el Alfa Romeo Giulietta.

Maria Antonietta d’Avanzo

Tras la finalización de la Primera Guerra Mundial, la baronesa Maria Antonietta d’Avanzo debutó con Alfa Romeo.

Pionera del automovilismo italiano, aviadora y periodista, d’Avanzo se alzó con el tercer puesto en un Alfa Romeo G1 en el circuito de Brescia en 1921, y demostró su valía en muchas competiciones como una formidable oponente para los mejores pilotos de la época, incluyendo un joven Enzo Ferrari.

La baronesa d’Avanzo corrió hasta los años cuarenta en una variedad de vehículos y carreras, y en todos los rincones del planeta.

Loading...

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here